Se realiza a través de la instalación de jaulas metálicas, con atrayentes alimenticios (Embutidos y vegetales) que permiten la captura segura sin ningún tipo de impacto ambiental y conservando la vida del animal.

Una vez capturado el animal, este es llevado a campo abierto lejos del sitio de impacto para ser liberado.